domingo, 9 de diciembre de 2012

Una ruta "de personas"

Así habría calificado Pepe Sánchez la ruta de esta mañana del 8 de diciembre. Después de las dos monumentales palizas que nos dimos; el domingo pasado en Riópar y el jueves entre Pinoso y Monóvar, acumulando más de 11 horas de bici y 3800 m de desnivel, los 60 km, en 3,5 horas con 700 m de desnivel de hoy han sido un paseo. Muy poco más de lo que los médicos entienden por deporte saludable.
A las 8 de la mañana 13 liebres hemos cruzado los llanos esteparios de Yecla hasta la Fuente del Pinar. Atravesando "Los Rincones" dejamos a nuestra izquierda la cantera de arcilla en la que hace años aparecieron huesos fósiles de dinosaurios, tal y como Andrés nos recuerda. Aquí el grupo se divide en dos.
Llegamos al collado por el que se cruza la Loma de Los Caballos para llegar la Rambla y Casa del Cañizar. Continuamos subiendo entre pinares seteros hasta el alto de Palpaya y, siguiendo el cortafuegos de los Altos de Jódar, llegamos a la garita de vigilancia. Tomamos y bocado rápido al abrigo de una calzada y retomamos rumbo a Los Pozuelos, donde podemos admirar de nuevo las impresionantes encinas que, aisladas, dominan majestuosas sobre las tierras de cereal en su entorno.
Precisamente llegando a la Casa de Los Pozuelos el grupo vuelve a unificarse, aprovechando para hacernos la foto:

Reiniciamos la marcha por el Camino de La Perdiz, que abandonaremos para dirigirnos a la senda que, en exigente ascensión, nos lleva a lo alto de los molinos de Tobarrilla la Baja. Una vez arriba, y tras contar los cinco molinos previos, tomamos a mano derecha la senda que baja a las Casas de la Perdiz, para enlazar rápidamente con las sendas y pistas que desembocan en la Travesía de Marisparza. Desde allí, una cómoda vuelta hasta Yecla con el viento a favor y la única dificultad de la cuesta del Pulpillo, donde un buitre rondaba a la espera de algún desfallecimiento que no se llegó a producir. Otra vez será, amigo.

Aquí añado a la entrada "la cura" que tuvimos que hacer el peloton B en nuestra opción de regreso, técnicamente no es muy buena pero surtió efecto.. Además saludar al "hombre de negro" a Antoine, esperamos verte cuando vuelvas por Yecla..


2 comentarios :

ANDY dijo...

Ciertamente, una tranquila ruta, no por ello menos agradable y atractiva, en nuestra siempre reconfortante Tobarrillas.

Chir-liebre dijo...

Francis: tu Scott pide a gritos la jubilación. Es un hecho.