sábado, 28 de febrero de 2015

En lo más alto.

Interesante la ruta de hoy. No importa que se haya perdido la cuenta de las veces que hemos subido a La Capilla del Fraile, el punto más alto de la Sierra de Salinas, donde se encuentra el vértice geodésico. Que también es el lugar más elevado del término municipal de Yecla. Sí, es la verdad. El Carche está en Jumilla, aunque nos gustaría que no fuese así.

Alcanzar la cumbre supone, entre muchas más cosas, andar 500 metros hasta llegar a la cuerda de la Sierra. Después hay que disputar un mano a mano con el sendero más áspero y abrupto de los contornos. Pero merece la pena llegar arriba y divisar el mar.
Como merece la pena volver sobre nuestros pasos para seguir por la senda de los Siete Cotos terminando de nuevo en el barranco de Juan Gil.
Estando tan cerca ¿Quién se resiste a bajar por la senda del cortafuegos? Y para que la ruta sea digna de las Liebres, vuelta por el Collado de las Colmenas, en plena actividad, por lo que se desaconseja mientras no las trasladen.
Al final, 1200 metros de ascensión que han pesado en nuestras piernas, pero que nos han dejado cara de satisfacción.

Leer más...

jueves, 26 de febrero de 2015

Y con Tobarrillas se acaba el horario de invierno.

Noche de viento la que nos ha salido este jueves para recorrer Tobarrillas, los Tres Pinos y el camino de Jódar. Un recorrido conocido y rápido que a las 11:22 habíamos completado.
Suerte el domingo a los que corren en Crevillente y el próximo martes, nos vemos a las  nueve y cuarto

Leer más...

martes, 24 de febrero de 2015

Campaña de ropa Verano 2015.

Se van a encargar nuevas equipaciones del club. Éstas van a hacerse, tal y como viene siendo habitual, únicamente bajo pedido y previo pago. Por ello, y dado que el plazo de entrega de las mismas se estima del orden de unos dos meses, queremos hacer el pedido en la primera semana de Marzo.

Los patrocinadores serán los mismos de la última campaña. 

Las prendas que van a estar disponibles en el pedido son las siguientes:

- Culotte verano ÉLITE.
- Maillot (verano)
- Culotte pirata
- Maillot de entretiempo
- Culotte térmico de invierno
- Chaqueta térmica de invierno 
- Chaleco cortavientos
Tallas disponibles: S/ M / L / XL / XXL / 3XL
Para cada uno de los culottes existe la posibilidad de elegir entre tres badanas de diferente rendimiento.
-Manguitos térmicos.
-Rodilleras térmicas.
Tallas disponibles: S/ M / L / XL

- Culottes, badanas y maillots de manga corta para chico y chica.
-Equipaciones de verano para niños.


Próximamente recibiréis en vuestro correo electrónico el formulario de pedido con la lista de precios.

El diseño será igual que los últimos de esta temporada (invierno y verano) con los patrocinadores actualizados.



El pedido se hará por correo electrónico indicando el nº de prendas, las tallas y efectuando el pago a la cuenta del club.

¡Atención!: El pedido se hace una sola vez y solo de aquellas prendas encargadas y pagadas previamente (con fecha límite el martes 10 de marzo).
Leer más...

sábado, 21 de febrero de 2015

A mal tiempo... buena ruta.

La mañana no podía empezar más incierta. Una fina lluvia nos empujaba a salir pedaleando desde Los Leones antes de que la cosa fuese a más. Por la vía de servicio el Sol recién aparecido asomaba donde acababan las nubes y alguien pronosticó que apenas se moviera el viento limpiaría la lluvia. Entrando en la Vía Verde cesó la lluvia y nos dirigimos definitivamente hacia la nuestro destino: la Sierra del Fraile.
Sin apenas esforzarnos y en menos de una hora y media estábamos cruzando bajo la autovía de Alicante agachando el lomo, unos más que otros, por el paso de una rambla lleno de salicornios.
Dejando a derecha una cantera, nos vamos arrimando al pie de la Sierra por caminos, cada vez más rotos y arenosos, hasta llegar a la casa del primo villenero (perdón, villenense) de Shrek, a quien no quisimos incordiar, por lo que nos metimos en la rambla que conecta por la derecha con las sendas del pie de la Sierra. El terreno húmedo y arenoso de la rambla no permite avanzar con facilidad, exigiendo fuerza y equilibrio, justo lo que perdieron, uno tras otro, los dos José Antonios del grupo, cayendo uno tras otro y el uno sobre el otro, sin más consecuencias que las risas que nos echamos a costa de tan cómica situación.

Y así, tras muchos kilómetros de acercamiento ya estábamos en la primera gran senda  del recorrido, que discurre por la falda del monte en dirección a Biar abriéndose paso entre atochas y coscojas; primero en suave subida y terminando con tramos en bajada técnicos y muy divertidos. Una gran roca estrechando la senda da un serio revolcón a Paco. La bici no sufrió ningún daño, gracias a Dios, y nuestro compañero terminaría la ruta sin quejarse de sus magulladuras. Y es que Las Liebres son, como todo el mundo sabe, duras, muy duras de pelar.
Cruzamos la carretera que sube a las antenas de Peñarrubia y una urbanización fantasma tras la que reaparece la senda que lleva a la zona de escalada. Esta termina por descabalgarnos a todos de la bici en sus metros finales, pero no importa porque al acabar se  nos abre delante la senda, ancha, rápida y divertida que nos acerca otros cuantos kilómetros a Biar. 
Termina la bajada por unos cientos de metros de asfalto y una pista a derecha nos devuelve de nuevo al monte, cuando llega la hora de almorzar en un coqueto chalet con unas estupendas vistas de Biar, su castillo y su sierra.
Reanudamos ruta por una exigente senda en subida, con un corto tramo central de pateo, y los siete magníficos alcanzamos la pista que recorre la Sierra. Tras un debate previo, decidimos cambiar la ruta tomando rumbo al collado, acortando unos kilómetros ante la perspectiva, más que cierta, de una vuelta con fuerte viento en contra. La subida es tendida y muy agradable,  con magníficas vistas al valle del Vinalopó. Una vez arriba, empieza el festival de bajada; primero por la pista, muy rápida. Luego llegaría la Senda de Guti, rápida, rota y técnica a la vez, terminada la cual nos reagrupamos antes de ir en busca de la kilométrica Rambla de la Torre, removida por la lluvia aunque tan fantástica como siempre, con tramos muy exigentes de grava, al límite de lo ciclable, y sendas encajonadas que esquivan los profundos regueros. Por cierto que José Antonio, el Diablo, volvió a darse un revolcón,  otra vez sin consecuencias, aunque yo de ser él, volvería a graduarme la vista. 
En Sax buscamos la fuente en la que reponer líquidos y nos dirigimos a buscar el último tramo de diversión del día: la Senda del Tubo, que acaba cerca de Santa Eulalia.
Ya en los últimos tramos de senda empezaba a hacer mella el viento, fuerte y de cara. Y al iniciar la definitiva vuelta, el grupo pacta hacerlo repartiéndonos el trabajo haciendo la rueda, cual carreteros expertos. Aun así, se produjo algún corte antes del agrupamiento final al abrigo de la Casa Lámpara. Incluso tramos que estamos acostumbrados a bajar a todo trapo, como el Puerto de la Harina, hoy han supuesto un duro esfuerzo contra el viento. 
Los últimos once kilómetros, contra un fuerte viento en contra, se han hecho interminables, pero con paciencia y esfuerzo todo llega, y antes de la una y media estábamos tomando asiento (y algo más) en El Pasito. Tras una fantástica ruta de 82 kilómetros de diversión y sufrimiento a los que el fuerte viento ha puesto un tinte épico.  
Leer más...

viernes, 20 de febrero de 2015

Menudo voltio..

Eso decía una liebre del pelotón nocturno de la salida de esta noche, y es que hemos estrenado ruta con corta y pega de otras realizadas antaño, al final el resultado una vuelta por Tobarrillas divertida, completando el recorrido en 2:20 h., todavía se agarraban las ruedas por algunos pasos dando la sensación de ir pinchado, por lo demás poco viento y poco frío y aquí la foto para la historia..


Leer más...

domingo, 15 de febrero de 2015

Sierra Espuña enamora.

Cada doce meses, nosotros, los más afortunados, cumplimos y engordamos otro año y otro par de kilos. También, más o menos cada año, Las Liebres hacen una incursión por Sierra Espuña; ya convertida en la versión murciana de La Meca, donde cualquier aficionado al MTB debe peregrinar al menos una vez al año para mantenerse en paz con si mismo y con el mundo.
Cada nueva edición supera la anterior. La supera en distancia. Las tres últimas han crecido de 62 a 68 y 71 km. Todas han llegado muy arriba, hasta 1445 m, acumulando ascensiones de 2100, 2200 y 2300 m. Y consecuencia de todo esto, sumado al efecto del paso de los años por algunos de nosotros, la hora de vuelta a los coches, se retrasa cada año otro poco más. Ya veremos si para la próxima edición habrá que echarse tres bocadillos y las linternas, por si se nos hace la hora de merendar y no hemos terminado.
Siendo el día de San Valentín (en el Corte Inglés), cuatro parejas de liebres (¿Qué pasa? ¿Acaso alguien se escandaliza porque los guardias civiles vayan de dos en dos?) tomamos rumbo a Alhama de Murcia para seguir al pie de la letra una ruta titulada "Sierra Espuña, mon amour", muy apropiada para el día, que publicó Ernest1959. Ha sido de las pocas veces que hemos tomado una ruta "tal cual", sin necesidad de hacerle mejoras, y bien podemos afirmar que al recorrido no le falta ni le sobra nada. Enhorabuena al autor.
Nada más llegar al punto de partida nos sorprende, gratamente, que el descampado donde dejábamos los coches es ahora un aparcamiento bien arreglado y organizado. También hemos podido apreciar que la señalización del laberinto de sendas y pistas de la sierra se ha mejorado con la creación de la Espuña Bike, un recorrido de varios días que circunvala toda la Sierra. Sea la causa o la consecuencia de todo esto, nos ha sorprendido la numerosa presencia de deportistas practicando sus aficiones en le medio natural sin que nadie les incordie. Nos hemos cruzado con otros ciclistas, agrupados y en solitario, desde bicis con horquillas de doble pletina o rígidas. Corredores de montaña que no resultaban fáciles de alcanzar y senderistas que nos miraban recelosos al pasar. Y en el Collado Mangueta, mucha gente que había subido en coche a jugar con la nieve. Las comparaciones son odiosas, pero mientras un grupo de Liebres disfrutábamos recorriendo las entrañas de un Parque Natural, otro se tenía que conformar con bordear los caminos del Monte Arabí sin quitarse el pasamontañas por temor a las denuncias. Es la diferencia entre los gestores que miran al futuro y los que solo se examinan el ombligo.
La ruta empieza cruzando y siguiendo el Trasvase Tajo-Segura por la orilla derecha 1,2 km hasta el inicio de la primera senda: la archifamosa senda de las Mil Curvas, obligada hacerla para empezar o para terminar cualquier ruta por esta Sierra.
Merece mención el origen de la profusa red de senderos de Sierra Espuña, con los que están emparentados también los de la Sierra de Ricote. A finales del S. XIX se aborda un plan de repoblación de la Cuenca del Segura como plan de lucha contra las avenidas del río, que se repetían con fatales consecuencias. Esos trabajos de reforestación nos han dejado en herencia esa extraordinaria red de senderos, hábilmente trazados, siempre buscando unas pendientes moderadas y continuas que permitiesen a las mulas subir cargadas con materiales y pertrechos. Una reliquia de la ingeniería que hoy es un valiosísimo patrimonio del que los ciclistas amantes de las sendas sacamos el máximo partido cada vez que lo visitamos.
Precisamente porque apreciamos su valor, nos entristece comprobar que no todo el que recorre los senderos los respeta. Y en el de las mil curvas son ya demasiado abundantes los atajos que cortan el talud por la línea de máxima pendiente provocando la erosión y el deterioro del terreno. Senderista o ciclista, salirse de las sendas, además de estar prohibido, perjudica al monte y a quienes los recorremos de forma respetuosa.
Tras los seis kilómetros y medio de interminable zigzagueo por las mil curvas, se alcanzada la pista de Fuente Alta. Descendemos por ella unos metros para tomar una senda, ahora gran parte en bajada, que nos devuelve al mismo camino, casi doscientos metros más abajo. Para volver a ganar la altura, ahora por dura pista, que nos hace añorar a los sabios muleros que trazaron las sendas con más tino que los ingenieros con toda su ciencia.
A la altura del Campix encontramos otra senda, breve y empinada, que es la única opción que ha quedado para alcanzar la pista del GR-252, pues los otros caminos están vallados. Toca empujar la bici unos metros, pero ya sabíamos a lo que íbamos.
Recorremos un trecho del GR-252 y lo dejamos encontrando un sitio para almorzar en el collado Moreno de Campix, que ya se nos ha hecho la hora.
Tras la pausa, terminamos de salir del collado y se acaba el camino. Bien, pues el esfuerzo para ganar de nuevo altura se ve otra vez recompensado con otra senda espectacular en la que no faltan las curvas cerradas en zig zag hasta llegar al Collado de las Chaparras, terminando el descenso por el Camino de los Algarrobos, paralelo a la Rambla de los Arcos. Con final en la Casa Forestal de Mortí.
Hemos llegado al km 31 y descendido a 440 metros. En este preciso empieza el plato más duro de digerir de la jornada. Nos esperan 20 kilómetros de ascensión hasta el Collado de la Poza del Pino Blanco, situado a 1445 metros de altura. La cuenta se saca fácil: eso que llaman un kilómetro vertical.
El primer tramo se desarrolla por una senda. Otra subida espectacular que remonta la ladera en dirección oeste, dibujando uno a uno y con paciencia todos los barrancos de la sierra hasta llegar a la Casa del Peñón. Allí el camino da un breve respiro y la pista amplia y bien compactada se sube con facilidad hasta llegar a la senda que sube a la Casa Forestal de las Alquerías. Paralela al Barranco de Ballesteros, mantiene un trazado rectilíneo y una pendiente uniforme. Apoyada en una calzada de mampostería que acentúa su elemental geometría,  se percibe como un kilómetro interminable. Hasta que el bullicio al llegar al área de recreo te despierta de la somnolencia que el cansancio y la monotonía de la senda provocan.
Tras una breve pausa para reponer líquidos, volvemos a la subida. De nuevo toca hacerla por senda. Esta vez un trazado muy roto y erosionado por el rincón de las Alquerías que hace mella en nuestras cansadas piernas. Al menos en la mías y las de mis acompañantes. Por delante, se ven, a buen seguro, las cosas de otra manera. Nosotros respiramos otro poco al superar los 1050 metros y acercarnos al Collado del Pilón, don se se toma, junto a la carretera que baja del Collado Bermejo, la pista que lleva a la Casa Forestal de la Carrasca en otro tramo llevadero, incluso siendo el km 45 de la ruta.
En la misma casa se inicia un duro camino que tras cruzar en el Camino del Pinillo, termina por llevarnos, no sin grandes esfuerzos, al final de nuestra ascensión.
Alcanzando la altitud de 1300 m, hizo su aparición la nieve. Ya pudimos verla desde la autovía y ahora pisarla en algún rincón sombrío con la rueda, como que te hace ilusión. Según se asciende, las manchas de nieve terminan por ocupar todo el camino y ahora es necesario cruzarlas por obligación.
Y no hizo falta mucho para que entre la nieve y la pendiente fuese imposible progresar. Y otra vez me vi con la bici del ramal caminando por la nieve, como aquella vez hace ya 18 años con Pepe del Ramo volviendo a Riópar desde el Pino del Toril por el Manojal. Ante la imposibilidad de mantenerme sobre la bici en el terreno casi helado y sufriendo las embestidas del perro ese que nos muerde en las piernas cuando menos lo esperamos, tocó hacer a pie los dos últimos kilómetros hasta el Collado Mangueta, al que llegamos a una hora indecente. Dimos cuenta del segundo bocadillo y celebramos haber superado la enorme dificultad de la ascensión.
Nos mezclamos entre los numerosos excursionistas que habían subido a pisar la nieve y emprendimos la bajada por el Barranco del Gallego y las dos mil curvas. Interminable sucesión de cerradísimas curvas, algunas que no sabes por dónde poderlas tomar.
Salimos a la carretera apenas doscientos metros y volvemos al mismo barranco, ahora en un tramo de senda más salvaje, llena de raíces y escalones, que también se echaban en falta con tanta calzada domesticada.
Remontamos por asfalto hasta el collado de los Siete Hermanos para seguir ahora una senda paralela al Río Espuña que enlazamos con un brusco giro a derecha buscando las Casa Forestales Huerta Espuña y la Centro de Visitantes Ricardo Codorniú. Cerrado ya a la hora que pasamos.
Tomamos agua (no potable) en la Fuente de Rubielos, donde se sentó una vez el mismísimo Ramón y Cajal,  y emprendimos la vuelta por más sendas que nos devolvieron al río.
Seguimos descendiendo, a tramos por caminos, a tramos por sendas, hasta las inmediaciones de Fuente Bermeja. aquí abandonaremos el cauce del Río Espuña, para lo que tendremos que remontar las últimas cuestas del día, que superamos más por las ganas de llegar al final que por las nulas fuerzas de nuestras vacías piernas. Aunque cada uno tiene su forma particular de padecer estos finales.
Descendemos otra magnífica senda hasta cruzar la carretera principal de la Sierra por última vez para tomar la trialera conocida como "la rompebicis", colofón y despedida de una ruta espectacular.
Y pasadas las cinco y media de la tarde, recorrimos el último kilómetro como lo empezamos: rodando plácidamente junto al canal del Trasvase Tajo-Segura, como si nada hubiera pasado.
La ruta es dura. Muy dura, pero enormemente gratificante y que siempre te deja con ganas de volver. ¿Cuantos kilómetros y cuanta dureza nos aguardan para la próxima edición? El tiempo pronto nos lo dirá.

TODAS LAS FOTOS DE ANDRÉS Y FRAN, AQUÍ:


TRACK DE LA RUTA:
Resumen de la ruta:
Distancia total:  71 km
Ascensión acumulada: 2300 m.
Altura máxima: 1445 m.
Dificultad física: muy alta.
Dificultad técnica: alta.
Distribución del recorrido: 60% senderos, 35% pistas y caminos, 5% asfalto.

ROADBOOK PARA DISPOSITIVOS TWO NAV DE ESTA RUTA:

IBP INDEX: 148. (Corresponde a mi track con mis tiempos. El trío de cabeza lo hizo mucho mejor).
Leer más...

jueves, 12 de febrero de 2015

Una nocturna para 2..

Y con un menú que ha sido, sin aire, sin agua y sin frio, solo algunos tramos de caminos un poco pesados, por lo demás una ruta en una noche oscura y en buena compañía.



Leer más...

Escuela de Ciclismo del CCY

Vídeo promocional de la Escuela de Ciclismo del Club Ciclista Yecla.

Leer más...

martes, 10 de febrero de 2015

Fotos de Montealegre

Algunas fotos del pasado sábado. El local no se ve bien, pero os aseguro que es un rincón de lo más coqueto para una escapada romántica de viernes. Lástima que no queden plazas libres para San Valentín.

Leer más...

lunes, 9 de febrero de 2015

Convocatoria de salida SIERRA ESPUÑA


El próximo sábado 14/02/15, saliendo desde la Avenida de Córdoba, nos vamos otra vez a Sierra Espuña.
La ruta esta vez se la tomamos prestada al usuario de Wikiloc Ernest1959 y reproducimos a continuación la descripción que hace el autor de la misma:

"Esta ruta tiene en más de sus tres cuartas partes recorrido íntegro por sendas. Quedando solo el rodar por pistas (que no están abiertas al tráfico de coches) un 15% del recorrido.
Partiendo del Trasvase,se rueda por sendas muy conocidas: Las 1000 curvas, La Senda de Las Minas, la senda que sube al áera recreativa de las Aluqerías, la pista que bordea toda la cara Oeste-Norte del Morrón, y una vez llegados a los Pozos de La Nieve, se baja por el "Chikipark", Las 2000 curvas, "La empuja trenes", la senda que conduce desde el Collado del Perdigón hasta La Senda de los 7 Hermanos, de ahí, pasando por el Centro de interpretación Ricardo Cordomiu, se baja por la senda que conduce a Fuente Bermeja, Senda del Agua y se llega de nuevo al Trasvase por la bajada "la rompebicis".

Desde los pozos de la nieve hasta el trasvase son casi 20 kms de bajada, con algunos tramos de ascenso aislados. Sólo hay un pequeño "empujing" para enlazar la pista del invernadero forestal del Campix, pero es muy corto y es una senda que se hace más de mitad montado en la bici."

Sierra Espuña es infinita para recorrerla en bici. En esta ocasión nos centraremos en las sendas de la ladera sur, subiendo después a los pozos de nieve. La ruta se califica "de dos bocadillos". Eso significa que nos la tomaremos sin prisa, disfrutando del entorno que es soberbio y espectacular. Invertiremos cerca de siete horas en completarla y además de la parada para el almuerzo, será imprescindible otra para la comida. La hora de finalización estará en torno a las cuatro de la tarde.
El recorrido total son 72 km, con 2.200 metros de desnivel por un terreno de senderos en los que se hace lento progresar. Una ruta dura, pero que bien llevada será sin duda una experiencia inolvidable, como siempre lo es Sierra Espuña.

La salida, a las 7:10 h. y a buen seguro tendremos unas condiciones meteorológicas, más cálidas y con menos viento, mejores de la que habitualmente sufrimos por nuestras latitudes en estas fechas.


Quienes estéis interesados, dejad un comentario en la entrada, por favor, indicando la disponibilidad de vehículo con plazas y bicis.
Leer más...

viernes, 6 de febrero de 2015

Almuerzo en Montealegre

Se recuerda a todo el mundo que la ruta prevista para mañana sábado a Montealegre incluye el almuerzo en la ermita de la Consolación, que se tendrá que pagar cada uno.
A la vez, se ruega puntualidad en la salida para que no se haga demasiado tarde para la vuelta.
El trayecto de ida incluye la rambla desde el Pulpillo a las Casas de Almansa, pudiendo quien lo desee tomar la ruta alternativa por los Hitos para reagruparse frente a las Casas de Almansa.

Leer más...

RUTA ABORTADA

Solo dos locos hemos acudido a la cita pese a la mala no malisima noche de frio y aire, y con pocas ganas hemos decidido por mayoria no hacer la ruta prevista,  nos hemos subido hacia el cuchillo y los pozos, con un fortisimo aire y muy baja temperatura , dandonos la vuelta al poco tiempo, otro dia mas.


Leer más...

martes, 3 de febrero de 2015

Menos aire del esperado

Cuatro liebres nos hemos dado cita en la salida de este martes, para completar la nocturna que llega hasta Las Atalayas, continúa hasta Las Gateras y terminar en el pueblo con 42 kilómetros que se han completado en poco más de dos horas. El bocado lo hemos tomado en casa Chispos (foto).


Una salida rápida en la que nos hemos librado del aire de estos días, con una temperatura muy llevadera. Sólo ha sobrado algo de barro en algunos tramos.
Leer más...

domingo, 1 de febrero de 2015

Gran cena y mejor espectáculo.

Es evidente que Las Liebres no están hechas para el baile. Tampoco, verdad sea dicha, lo están para el cante. Sin embargo, anoche pudimos comprobar, en el guateque organizado tras la Gran Cena del Club, que la vergüenza era verde, y se la comió un burro. Porque de otro modo se explica que lo que más se echase anoche en falta fuesen micrófonos, más micrófonos. Uno para cada uno de los treinta y un asistentes que nos disputábamos con furia, aunque sin llegar a las manos, los dos existentes.

Pocos minutos pasaban de las nueve y media y la mayoría ya habíamos llegado a la cita despeinados por el otro protagonista del día: el viento. La mesa perfectamente ordenada y todos sentados, con una sola ausencia entre los anunciados por cosas de la edad, de esa edad de criar a los hijos que nos deshacen a veces los planes sin ellos saberlo ni quererlo.
Hubo otras ausencias notables por obligaciones, compromisos y otras cuestiones pasajeras. Sabed que se os echó en falta. Otra vez será.

El menú, del agrado general, se fue desgranando plato a plato a lo largo de la noche. En esta ocasión nadie se quedó con hambre. Ese día la lluvia y el viento obligaron a suspender la salida en bici. Las Liebres, ociosas y aburridas, todo el día pendientes del WhatsApp,  estuvieron desganadas, dejándose algún plato por terminar.
Terminados los cafés se pasó el cepillo y se hizo caja para liquidar la cuenta. Esta vez ni faltó ni sobró. Y mientras servían los chupitos, el disc jokey empezó a actuar.

Nada más empezar la música, el público no se hizo de rogar y la representación de la sección femenina del Club, Liebres-Monster Bike, se arrancó con la chica yeyé a modo de obertura. Pronto otros fuimos tomando del relevo, solistas y a dúo. Por parejas y a coro. Y según avanzaba la noche, más y más liebres se disputaban el micro No faltaron aficionados y accionadas al cante que con peor o nula fortuna fuimos destrozando el interminable repertorio en el que no faltó el pop, el heavy ni la canción melódica. Y por supuesto se entonó de nuevo, y en el momento álgido de emoción, el himno, nuestro himno, robado a Nino Bravo, y que en nuestras gargantas, hoy afónicas, adquirió una nueva dimensión. Pero lo que más abundó fue, sin lugar a dudas, el buen ambiente y la diversión: entonar no entonamos, pero hay que ver cuanto nos reímos.
Hasta que llegó la hora fatídica, nos encendieron las luces y nos quitaron los micros. Y dimos por finalizada una velada que tardaremos en olvidar.
Muchas gracias a todos los asistentes, y a los que os quedasteis con las ganas de venir deciros que os esperamos en la próxima. Y a las que no vinisteis porque vuestros hombres no os avisaron a tiempo, mamdadnos vuestra dirección de correo que ya nos encargaremos nosotros de que eso no vuelva a pasar.

Leer más...

viernes, 30 de enero de 2015

Cena en la casa de los Chispos.

Menudo viento que hemos padecido esta noche. Y eso que hemos cambiado la ruta por otra buscando el abrigo del Morrón del Puerto, que nos ha guardado un poco en las subidas. Pero saliendo a espacio abierto, el viento de cara hacia difícil avanzar. Por suerte, tras la parada de rigor en el poyo de la Casa de los Chispos, ha llegado el giro definitivo que nos ha permitido sacar las velas y volver volando a Yecla, empujados a más de 50km/h.

Leer más...

jueves, 29 de enero de 2015

CENA DEL CLUB 2015

¡ATENCIÓN: AMPLIADO EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN HASTA EL VIERNES A LAS 20:00!

Hola a todos y a todas.

A la vista de la aceptación que tuvo la iniciativa del año pasado, no nos que da otra que repetir este año también. Así que el Club BTT Las Liebres Yecla va a celebrar, también este año, una cena a la que deberéis asistir todos y todas. Preferiblemente con vuestra/s pareja/s. A quienes vayan solos, ya los apañaremos como podamos.

Queremos simplemente pasar un buen rato en el que pueda participar cualquier socio. Para ello hemos ajustado un menú asequible en un lugar céntrico para no tener que sacar ni el coche. No tienes excusa y no puedes faltar.

La cena se hará el próximo SÁBADO 31 DE ENERO en el HOSTAL AVENIDA a las 21:30 horas.


El precio de la cena serán 20 € por comensal.

Acabada la cena habrá baile y karaoke gobernado por el afamado DaniDJ.

Las copas en la barra costarán 3,50 € las buenas y 4,00 € las mejores.

Id practicando y calentando las voces que tendremos que cantar el himno y más cosas.


El pago se hará el mismo día de la cena, pero es IMPRESCINDIBLE confirmar la asistencia mediante un comentario en esta entrada o un correo a clubbttlasliebres@gmail.com, El plazo máximo IMPRORROGABLE para confirmar la asistencia es el próximo VIERNES 30 DE ENERO A LAS 20:00



Leer más...

martes, 27 de enero de 2015

Con ocho, basta.

Ocho hemos sido los componentes del pelotón de hoy que hemos recorrido la dividilla, los Altos de Caudete y un par de sendas, entre ellas media yesera, junto a cuyos derruidos hornos se tomó la foto de abajo. Una noche en la que el viento ha ido arreciando, llegando a molestar mucho en algún tramo. Habrá que irse acostumbrando, porque en los próximos meses nos vamos a hinchar.

Leer más...

domingo, 25 de enero de 2015

Salida fin de semana

La salida de este sábado es de las que nos dejan huella.
A unos, el intenso frío de las primeras horas de la mañana les hizo dejar de sentir las manos y los pies durante un buen rato, cuando no por casi toda la mañana.
Otros cayeron otra vez en la cuenta de que no todos los culotes sirven para todas las salidas ; que seis horas son mucha horas y si el sillín empieza a molestar acaba siendo una tortura.
También hubo ocasión de recordar algo que pasamos por alto por ser demasiado evidente: el éxito y la diversión en la ruta pasan por no tener problemas con la bici. Problemas que nos pueden acarrear desde atrasos, lo de menos, hasta accidentes. Quedarse sin frenos en una bajada o destalonar una rueda en una curva son riesgos que se pueden evitar prestando una atención mínima a nuestra montura.
90 km dan para mucho. En resumen, se subió por el El Paraíso, se bajó por la senda de Olula, se subió al Capirucho, se bajó su complicada senda y se  subió el Puerto de Almansa por la antigua carretera. Desde aquí, unos volvimos a Yecla, llegando con la hora justa para celebrar con un tercio. El resto, dos, completaron el recorrido subiendo a La Silla por la pista y bajando por su cortafuegos; llegando a Yecla ya con las tiendas cerradas, con lo que se libraron de que los mandasen a hacer la compra.
Todo tiene una explicación.

Leer más...

jueves, 22 de enero de 2015

Se pudo llevar

Con la llegada de la liebre  que suele cerrar el grupo de las nocturnas empezamos el recorrido previsto, la primera dificultad y se puede decir que única al principio la subida hasta Cuchillo, el resto hasta la traviesa a disfrutar bajando, y una vez que terminamos la bajada giramos, y  nuestro amigo el viento  nos acompaño toda la recta hasta desviarnos hacia el Pupillo, paramos en la Venta de La Gloria, que ya no queda casi Venta ni estaba Gloria, y nos hicimos la foto de rigor. En fin que se pudo llevar perfectamente la ruta a un buen ritmo para mantener la temperatura del cuerpo y no quedarnos helados.


Leer más...

miércoles, 21 de enero de 2015

Otro martes por la noche

Cuatro liebres (tres a caballo y una en poni) hemos sido las encargadas de salir a realizar el apunte contable de los martes, cambiando el calor de la calefacción por el generado por nuestra actividad física.
Hoy tocaba la número 5, que comienza por la divertida rambla Vera (hoy por cierto en muy buen estado), continuando por la subida de las canteras para enlazar con los Gavilanes, Espernalas, Pozancón (foto) y regreso al pueblo bajando por el Factor.
Noche fría pero muy llevadera por la ausencia de viento.
Leer más...

domingo, 18 de enero de 2015

Las Liebres en La Pila.

Alejarnos de Yecla no nos sirvió esta vez para dar esquinazo al viento frío de enero. Y no por equivocar de destino en nuestra ruta de ayer sábado, sino por no valorar en su justa medida la potencia y grandeza de la Sierra de la Pila.

Para muchos de nosotros, las referencias a la Sierra de la Pila se remontan a la EGB. Nos contaban que era una de las principales alturas de la provincia y tal y cual, pero vista desde la carretera, al pasar por la Hoya del Campo, tampoco parecía una montaña ni tan grande ni tan alta. La verdad es que siempre hemos tenido poco apego a Murcia, reconozcámoslo. Y por ese motivo nos sorprendemos cada vez que descubrimos otro rincón de nuestra provincia a lomos de nuestras bicis de ruedas gordas.
 Partimos temprano, pero menos que otras veces. Hoy solo serán 56 km de coche para llegar al Restaurante Casablanca, junto a la salida 13 de la autovía de Murcia. Al abrigo del desvencijado caserón y habiendo descendido a 350 metros de altura, el viento es apacible y el frío llevadero. Todo apunta a que el sol tardará poco en caldear el ambiente. Y mientras tanto, nos esperan 900 metros de subida hasta la cumbre de la Pila, que se ve allá a lo lejos.
El grupo se despereza en  los primeros 8 km de subida por las pistas de la Sierra. Curva tras curva se progresa a buen ritmo en medio de una paisaje demasiado alterado por la mano del hombre. Bueno, más que por la mano, por sus motosierras, desbrozadoras y trituradoras que han dejado los márgenes del camino más limpios que una era. Por suerte, a ninguno le dio un apretón, y no me estoy acordando de nadie, porque habría tenido que recorrer más de cien metros para encontrar un arbusto tras el que esconderse. Tal es el celo que han puesto las brigadas forestales en su trabajo que esta parte de la sierra más parecía un huerto de pinos que un bosque. Como en todo lo demás, en materia forestal el español no conoce el término medio: se impide la entrada al monte y se prohíbe recoger leña seca o se arrasa la vegetación autóctona. Parece que no se conoce otra alternativa. Otro gallo cantaría si se escuchase la opinión de los pastores en vez de expulsarlos de los sitios en los que siempre han estado. Y de verdad digo que sI alguien me lo explicase, lo escucharía con atención y me quedaría mucho más tranquilo.
Mientras en la retaguardia progresamos a ritmo tranquilo, el grupo de cabeza se ha perdido de vista. Recorremos la zona intermedia de la Sierra entre los 750 y los 850 metros contemplando los densos pinares de la umbría y los almendros de secano que se hacen sitio en escasos llanos cultivados.
Tras una hora y diez minutos de pedaleo, alcanzamos el mojón de las Cuatro caras. Un singular punto en el que confluyen los términos municipales de Abarán, Blanca, Molina de Segura y Fortuna. Un destartalado refugio se emplaza en el lugar, pero  el tiempo es benigno y continuamos nuestra marcha por una pista que poco a poco se empieza a empinar un poco más.

En el km 17,5 aparece la pista asfaltada que anuncia la llegada de la hora de la verdad. Lo habitual es que los caminos empiezan de asfalto y terminan en tierra. Pero cuando sucede al revés es porque algo grave va a pasar: 3 km de subida para salvar 350 m hasta el Pico de los Cenajos. Ganamos altura al mismo ritmo que arrecia un viento que a ratos nos lleva en volandas hacia la cumbre. A la vuelta de cada curva aparecen duras rampas que superan el 20% y cuando llegamos a los pozos de la nieve, hacemos una pausa, tomamos aire (un montón) y seguimos subiendo.


 Tras el penúltimo esfuerzo alcanzamos el pico de Los Cenajos, desde cuyo mirador a 1226 metros se divisa una impresionante panorámica de toda la parte noroeste de la Región, la dirección desde la que azota un viento helado que nos impide recrearnos demasiado contemplando las vistas.
Nos dejamos caer de nuevo al cruce que antes habíamos tomado y retomamos la ascensión hacia la Bola, la cumbre de la Pila. Llega por fin el último esfuerzo, uno de los más duros por cierto, y nos plantamos en la cumbre. Nos agrupamos por fin los nueves expedicionarios y compartimos almuerzo con varios senderistas, cara al sol y  abrigados del viento por unas peñas. Desde nuestro balcón privilegiado se ven una impresionante panorámica que abarca el Mar Menor, Carrascoy, Sierra Espuña, Sierra de Ricote, entre todo lo demás. Un verdadero mirador Regional.

Acaba el almuerzo pero el viento en las alturas no cesa. La trabajosa subida hace al cuerpo  mantener el calor, pero el descenso nos hiela hasta los huesos. Por suerte, llegados de nuevo al camino de tierra, el tiempo vuelve a ser benigno y el sol nos permite calentarnos un poco, como lagartos. Lo justo para que los dedos puedan volver a frenar en la senda que se abre ante nosotros. Un viejo camino perdido y arramblado, técnico y difícil al principio pero que pronto se convierte en un interesante sendero que aporta variedad a una ruta eminentemente pistera.
Se suceden después tramos de enlace por agradables pistas que serpentean por los barrancos en dirección a la Fuente de la Higuera. Otro divertido sendero, éste totalmente ciclable, llega a las inmediaciones del área de recreo creada en torno a la conocida fuente con cuyas aguas fueron por lo visto muy apreciadas en otros tiempos.

Salimos del complejo campestre por cómodas sendas y llegamos de nuevo a la pista. Completamos el rodeo al Cabezo del Comisario para volver a pisar nuestras anteriores rodadas por la pista que ahora nos sacará de la Sierra en un vertiginoso descenso con largas y cerradas curvas que hacen el recorrido mucho más atractivo.
Abandonamos la pista para entrar en el barranco de Aldeán haciendo el último tramo de senda de esta jornada.
Queda volver al punto de partida, huyendo de la habitual vuelta por la carretera del Boquerón. Nosotros optamos por un entretenido y rebuscado recorrido entre campos de cultivo, por caminos erosionados y orillas de bancal que resulta muy cómodo, agradable y divertido. Hasta que topamos con las cadenas que nos cortan el paso y tenemos que tomar el asfalto 500 metros antes de lo previsto.
Siendo la una menos cuarto, una hora genial, estamos de vuelta en los coches. Cargamos las bicis y nos sentamos en el restaurante, en la calle, al sol, disfrutando un final de ruta a la altura de la espléndida mañana de bicicleta que hemos podido disfrutar.
No siendo esta una de las típicas rutas de Turismo en BTT, habitualmente dominadas por las sendas, ha resultado del agrado de todos los participantes. Y doy fe del exquisito gusto que tiene esta peña a la hora de escoger recorridos. La subida a las dos cumbres de la sierra es una experiencia que todo ciclista aficionado tiene que intentar. Es una muesca que no puede faltar el la barra de la bici de un Liebre. El conjunto de las pistas de la sierra está muy integrado en el paisaje. Son caminos bien cuidados sin demasiada anchura que hacen sentirse al visitante dentro del bosque y no de paso. No hay mucha senda, pero lo que se dispone sirve para amenizar el recorrido y romper la monotonía.  Y, para terminar, después de casi 1500 metros de ascensión acumulada, la cerveza fresca y la careta asada del Casablanca se puede tomar sin que se nos cague la conciencia.


Datos prácticos:
Distancia total: 50 km.
Ascensión acumulada: 1500 m.
Tiempo de pedaleo efectivo: 3:30 h.

DESCARGA AQUÍ EL TRACK DE LA RUTA:
Leer más...