domingo, 10 de junio de 2018

Otro año, otra Vuelta.


El Club BTT Las Liebres Yecla volvió a organizar otro año más, y ya van siete, este evento, antes que nada reto personal, llamado Vuelta al Término de Yecla en BTT.
La casualidad hizo que un sábado de marzo, allá por 2011, la salida de sábado de los Liebres coincidiera en la Sierra de Salinas con la Ultra Trail Yecla. Unos tipos que daban la vuelta al término municipal ¡corriendo en zapatillas! por los caminos, montes y bancales del municipio. Las Liebres no podían ser menos. Y, cada uno por su lado, fuimos tres quienes empezamos a esbozar lo que podría ser el recorrido. De la puesta en común de los trazados de Andrés, Juanmi y míos, y de las correcciones y mejoras tras la primera edición surgió el recorrido "clásico" de la Vuelta al Término de Yecla en BTT, que se ha mantenido invariante desde 2013 a 2017.
Una de las premisas del trazado era intentar separarse lo mínimo de la imaginaria "raya del término", parte de su trazado son los caminos llamados "dividillas", que limitan municipios, provincias y comunidades autónomas; Yecla, Villena, Caudete, Murcia, Albacete, Alicante. Quizás por ese motivo, por ser tierra de todos y a la vez de nadie, son caminos olvidados por los que nunca ha pasado la traílla municipal , y mucho menos el rulo. Caminos de esos cojonudamente malos que tanto nos gustan.
Este año nos hemos visto obligados a modificar el recorrido. En parte para no tentar a la suerte más de lo razonable en tramos que se habían vuelto ciertamente peligrosos y en parte para no provocar más las iras de los nuevos terratenientes que han invertido su dinero, legítimamente oculto al fisco, en "Finca Particular. Prohibido el Paso", para su uso y disfrute personal. Como consecuencia, la forma de chuletón del trazado clásico ha sufrido un par de bocados importantes con lo que su forma ya no es tan estética ni el recorrido tan exigente (no se engañe nadie, que sigue siendo muy dura). Pero era lo que había que hacer, lo hemos hecho, y ya está. El año que viene se verá si alguna parte se puede recuperar.
La participación ha sido la habitual en estas últimas ediciones, aunque yo soy muy malo contando cabezas y cada vez que lo hago me sale una cifra distinta. Así que prefiero no dar un número por miedo a equivocarme. Es de admirar y de agradecer el entusiasmo que mostráis todos y todas quienes participáis. Desde los que abrís la marcha sin daros respiro unos a otros a ver quién cruje antes, hasta la tropa que cierra con todo su esfuerzo puesto en completar la ruta a base de fuerza de voluntad. Sin vuestro entusiasmo, todo nuestro esfuerzo no tendría sentido.
Mención aparte merecen, un año más, los voluntarios y las voluntarias que se ocupan de los avituallamientos. Paco Sánchez y su nieto que hacen del almuerzo bajo los chaparros uno de los momentos mágicos de la jornada. Juan Jesús, que a última hora se quedó sin el compañero que lo comprometió para el puesto, pero que tuvo visitas toda la mañana y nunca estuvo solo. Bueno, a la hora de limpiar igual sí. Es muy de agradecer su ofrecimiento para subir con el todo terreno, lo que permitió colocar este año el avituallamiento en el lugar perfecto. Manolo y Salva tuvieron el privilegio de inaugurar el avituallamiento de La Boquera que sustituye al clásico de las Casas de Palao, donde los vecinos, me consta, echarían de menos el trasiego de ciclistas esa mañana. Y  mención especial, como siempre, a las encargadas de la comida en Raspay, Marina y Mónica. La vuelta no sería lo mismo sin ellas.
Otro año más tenemos que agradecer al alcalde pedáneo de Raspay, Marcos, que nos ceda el local social para utilizarlo durante la comida. No soy capaz de expresar con palabras lo que se agradece llegar al km 120 y tener un sitio donde refrescarse, sentarse y comer con comodidad.
Sería injusto no nombrar a nuestros proveedores, que nos facilitan la labor de organización acomodándose a nuestras circunstancias para que todo salga perfecto. Gracias a Frutas Hernández, Autoservicio Lepanto, Comidas preparadas La Olla y Panadería el Obrador. Si os gustó la fruta, la bebida, la pasta y el bocadillo, a ellos se lo debemos.
Este año, como novedad, hemos contado con reportero gráfico. El cineasta de Los Liebres, José Ramón nos deleita con la colección de fotos y el vídeo que inmortalizarán para todos este día.

Bueno. Basta de palabras y aquí van las fotos.

 GALERÍA DE FOTOS DE JOSÉ RAMÓN

LA PELÍCULA DE JOSÉ RAMÓN:






















































































































































































Leer más...