domingo, 18 de noviembre de 2012

TOBARRILLAS TOTAL

El grupo de liebres, la climatología (que por fin nos ha dado un respiro a tanta agua), el recorrido, el paisaje otoñal, la abundancia de agua y el magnífico estado de los senderos se han aliado, no sin nuestro esfuerzo, para ofrecernos una dura y espectacular ruta que ha recorrido la (práctica) totalidad de senderos de nuestro "Triángulo de Tobarrillas" comprendido entre Yecla, Almansa y Caudete.

Trece liebres comenzábamos a pedalear, a las 07:30 h, en dirección a la Casa del Nene, remontando el barranco de la Mosca y desviándonos por la Casa de Montalbán para ir a buscar, a la altura del barranco del Perdigón, el recorrido de la Marcha de Almansa del 2012, no sin antes vernos obligados a reparar una cubierta cuyo estado del líquido antipinchazos resultaba completamente ineficaz.
Hacia el kilómetro 28 alcanzamos los primeros senderos del recorrido, pasamos junto a la fuente de San Pascual y, después de un corto desvío, llegamos al Cuco de los Garganchines (Km 31,5), en donde aprovechamos para almorzar, y coincidimos con el grupo de liebres menos madrugador.
Continuamos por fantásticos senderos junto al barranco del Perenoso, pasamos junto a una cantera de arcilla, previa rotura y reparación de una cadena (momento en el que Gabi, que había salido de Yecla más tarde, nos alcanza), y seguimos por unos divertidos y agradables senderos, entre frondosas pinadas, que, al final, nos conducen inevitablemente a un camino.
Tomamos el camino del Charco Oscuro, pasamos junto a la casa Alcoy, El Tejar y la casa de Las Monjas y nos encaminamos hacia la dura subida a los Molinos de los Timonares. En esta última, el Tío del Mazo, agazapado bajo un pino en un fuerte repecho, pega un fuerte mazazo a una de las jóvenes liebres.
Después de terminar uno de los numerosos avituallamientos de la ruta, dos liebres van a buscar el camino más corto hacia Caudete y  el resto disfrutamos del divertido y  rápido sendero de descenso de los molinos, al que le siguen siete kilómetros, prácticamente ininterrumpidos, de senderos que combinan exigentes ascensos y repechos, zonas a media ladera (en continuo sube-baja) y umbrías en uno de los tramos más bonitos, entretenidos y agradables de toda la ruta. 
Salimos junto a la Casa del Aire, abandonamos ya el recorrido de la Marcha de Almansa y retomamos el descenso por los senderos del barranco del Agua hasta que, una vez pasada la casa de Las Pulgas, nos desviamos por un sendero, en ascenso, alcanzamos un camino y, a continuación, otro sendero de descenso por el barranco del Guillopo.
Llegamos a la pista de Olula, dos liebres nos abandonan en dirección Caudete y el resto comenzamos este largo ascenso amenizados, como en ninguna otra ocasión, por el continuo discurrir del agua (verdaderos riachuelos) de los barrancos y ramblas adyacentes que, a buen seguro, han trasladado a Manu, reciente incorporación foránea al pelotón de liebres, a sus lejanas tierras del norte.
Breve respiro y avituallamiento líquido/sólido en la fuente de Olula, previo a retomar el ascenso por la pista y desviarnos, una vez pasada la casa de Olula, por una senda, junto a una rambla, en exigente ascenso. Seguimos por unos caminos y enlazamos con el sendero de ascenso hacia la casa Cirote, para desviarnos a continuación por la senda de Los Tanos (o del Oso), en donde los continuos sube/baja terminan de rematar a más de una liebre. 
Cruzamos el cortafuegos, sufrimos en las últimas subidas y acometemos el último sendero de la ruta en un rápido, continuado, divertido y técnico descenso que nos conduce a la casa Jaime, en donde  esperamos la llegada de una liebre rezagada por culpa de un pinchazo.
Continuamos hacia el camino de la casa del Nene, en donde Gabi hace de buen samaritano empujando intermitentemente a una liebre aquejada de magulladuras del Tío del Mazo, y escasos cinco minutos antes de las 15:00 h, con 95 km en nuestras piernas, llegamos a Yecla después de haber disfrutado y sufrido en, probablemente y en su conjunto, la mejor ruta (dura) que puede efectuarse comenzando a pedalear desde nuestras madrigueras.

Para la Tobarrillas Total Extrem del próximo año tendremos en cuenta, para vuestra tranquilidad, la sugerencia de Paco (Sánchez); y es que no tiene perdón el habernos dejado en el tintero la subida a Santa Bárbara, por Los Chotos-Subestación Eléctrica, y posterior descenso por la senda del Granillo, para enlazar, como no, con las sendas del entorno de Cirote y Casa Jaime. Eso sí, menos mal que la próxima salida de larga distancia (15/12/12) será más relajada (Alto de Don Pedro-Vuelta a la Sierra Salinas), más rodadora y más recomendable para toda aquella liebre que quiera darse una/otra gran paliza.
Track:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3622785

Datos prácticos:
Distancia: 94,0 km
Desnivel acumulado: 1.600 m                Altura máxima: 945 m
Tiempo en mov:  05:50 h                       Velocidad media (mov): 16,2 km/h
Dificultad física (Muy Alta) y Técnica (Media).
Observaciones: Ciclabilidad 99,9-100 %.

3 comentarios :

Juanmi dijo...

Magnífica ruta, impresionante tanto en la belleza de los paisajes llenos de agua por todos lados, como en lo divertido de sus senderos y la dureza de sus continuos sube y baja, que terminaron por destrozarme muscularmente. Está claro que debemos repetirla. Como bien dices, es posiblemente la ruta mejor ruta que puede hacerse saliendo desde Yecla. Toda una satisfacción haberla sufrido y disfrutado junto a todos vosotros

Chir-liebre dijo...

La ruta me ha dejado un dolor de piernas que no sé cuando se me pasará. Pero más tardará en desaparecer el buen sabor de boca que me ha dejado, como creo que a todos, esta increíble ruta. No será fácil volver a conjugar la dureza con el paisaje y el ambiente que el sábado pudimos disfrutar.

FRAN dijo...

La verdad es que le ruta fue espectacular. Coincido con Juanmi en que hay que repetirla y quizás un buen momento sea como preparación para la vuelta al término. Además, tanto el tiempo como las fuerzas nos acompañaron. BTT en estado puro.