sábado, 10 de noviembre de 2012

Los Gavilanes..

Hoy nos hemos dado cita 5 liebres, pues el pelotón A tenia un salida de perfil de dientes de sierra, a base de sendas, para acompañar a Alejandro Tébar y sus compañeros, que venían de tierras manchegas, ya nos contarán, pues a pesar de hacer pasado por sitios donde podíamos coincidir no los hemos visto.

Nuestra salida ha empezado por la subida al Factor, para dirigirnos hacia la Casa del Cañajal, pasamos por las huellas de los dinosaurios, y antes de empezar la subida hacia los Gavilanes hemos tenido que ayudar a un coche que se salió del camino para evitar el barro, y se quedó atrapado en el bancal, tras empujarles Paco le explico a la Señora que esto no era gratis, y que una cerveza nos debía, a lo que la señora Victoria respondió que esta hecho, que eran de la city del Paredón, ya sabéis cerca de Pinoso, y nada que la mete en la nevera para cuando pasemos por allí y preguntemos por ella o por Pedro.

Tras el empujón y tomar barro abundante en las zapatillas, iniciamos la subida del camino que nos deja en la pista de los Gavilanes, una vez allí bajamos toda la pista hasta el inicio de  los molinos, para continuar recto y bajar un camino muy pedregoso y parar a hacer el avituallamiento matinal.

Después tomamos dirección nuevamente a hacia la subida  que solemos hacer de los gavilanes, hasta la Hoya Torres, y continuar hasta el asfalto donde Alvaro se fue a buscar emociones mas fuertes y se dirigió hacia las senda de los Condenados y enlazar con la de los Picarios. El cuarteto restante nos subimos la pista de los Picarios, bajamos por la cantera hasta Yecla.


Paco analizaba la situación antes de cerrar el trato de la cerveza..




2 comentarios :

Chir-liebre dijo...

Pinoseros, un sábado por la mañana de noviembre, por la umbría de Los Gavilanes... ¿visteis si llevaban los cestos en el coche? Porque me juego algo a que sé lo que andaban buscando.

Diego dijo...

Juan Ramón tus sospechas son ciertas, ya nos dijeron que iban a buscar setas a los Gavilanes, pero que no habían encontrado. Claro que esto último lo manifestaron después de que Paco les dijese que el favor de desatascarle el coche del barro no era gratis.