miércoles, 10 de mayo de 2017

PEDALES DE SEGURA 2017

Y es que, no tenemos remedio. Hemos vuelto a reincidir. Nos hemos vuelto a encontrar, por cuarta vez consecutiva, con tramos de bici-treking, curvas y descensos imposibles. Hemos vuelto a tener que vadear arroyos, esquivar roquedos, subir a las cumbres más altas, sufrir en fuertes rampas, seguir intermitentes trochas de ganado, atravesar calares, sortear lapiaces, dolinas y cojines de monja. Y no escarmentamos. ¡Que manera de disfrutar como liebres!.
Esta IV edición de nuestra particular salida primaveral por la Sierra de Segura, sin estar a la altura de Pedales de Segura 2016 (a mi entender insuperable), nos ha deparado todo eso y mucho más. Tranquilos y entretenidos senderos y pistas, deliciosos prados, bucólicas fuentes y cortijos, cumbres de espectaculares vistas, cascadas y pozas de ensueño y, como no, ventas de buen yantar. Toda esa amalgama de paisajes, rincones y gastronomía que ofrecen nuestras cercanas Montañas y Bosques del Sur. Y, además, en primavera. ¡Que bien le sienta la primavera a estas montañas!.
Y es que, las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas van mucho más allá de las zonas masificadas del embalse del Tranco, el nacimiento del Guadalquivir, la Cerrada de Utrero o el río Borosa. Hay miles de hectáreas tranquilas y solitarias por descubrir. Y de eso tratan estas rutas primaverales, estas sucesivas ediciones de Pedales de Segura, de pedalear y recorrer, hasta que las limitaciones geográficas y la edad nos lo permitan, los espectaculares paisajes y rincones de estos Pirineos del Sur. Turismo BTT sostenible, a nuestro ritmo, sin prisas y en un grupo reducido, muy alejado de todas esas pruebas masificadas que tanto han proliferado en los últimos años y que, a todas luces y por el bien del medio ambiente, de nuestro deporte y de todo el colectivo, necesitan limitaciones y una regulación coherente y efectiva.

-Etapa 1: Siles-Segura de la Sierra-El Yelmo-Río Madera (58 Km. 2.100 m D+)

Desde Siles llegamos por carretera y pista asfaltada hasta el área recreativa Peña del Olivar. Aquí continuamos, ya en ascenso, siguiendo el GR-247 por tranquilas pistas y entretenidos senderos.
Llegamos a una fuente y continuamos por un largo tramo (5,0 km) de sendero, a media ladera, que nos acerca a los pies de Segura de la Sierra.
Unas fuertes y duras rampas nos separan de la población. 
 Después de almorzar en un bar, callejeamos y salimos de Segura de la Sierra por la Puerta Catena.
 Al fondo, nuestro próximo destino, El Yelmo.
Descendemos por un divertido, rápido y, a tramos, técnico sendero hasta llegar al río Trujala. Desde aquí, continuamos por pista asfaltada y posteriormente nos desviamos, en fuerte ascenso, hacia el cortijo de los Pollos. Un empinado, sufrido e incómodo tramo de bici-treking nos separa de la pista de la ladera septentrional de El Yelmo (el track adjunto evita este último tramo, siguiendo el GR-247 hasta la pista forestal mencionada, aunque no por ello sin descartar que tengamos que hacer algún tramo puntual a pie).
Paramos en una fuente a reponer fuerzas e hidratarnos y continuamos por esta pista forestal. Poco después, llegamos a la pista asfaltada que sube de El Robledo, la cual abandonamos pronto y seguimos por un sendero, a media ladera y en suave ascenso, hasta la fuente y casa de Los Ganados.
Seguimos por un camino y un poco más adelante nos volvemos a incorporar a un sendero, completamente ciclable, que va sorteando roquedos y pináculos rocosos. 
Un último tramo más empinado, de empujing o bici-treking, nos separa de la pista asfaltada. Finalmente, después de 4 km de asfalto, llegamos a El Yelmo (1.808 m) 
Aprovechamos para comer y disfrutar de las vistas y todavía nos quedan fuerzas y ganas de acercarnos a la cima secundaria norte.
En el descenso, y aunque ello suponga tener que desmontar puntualmente de la bici en algún tramo, seguimos el bonito trazado de un sendero PR.
Circulamos por un corto tramo de carretera y nos desviamos por un técnico sendero que, después de salvar un tramo de escalones rocosos y curvas muy pronunciadas, nos ofrece un divertido descenso que nos conduce a un camino y, poco después, al área y casa forestal El Campillo. 
Desde aquí solo nos separan cuatro kilómetros, en su mayor parte por un sendero acondicionado, para llegar a la Aldea de Río Madera.
 Unas cervezas frías ponen punto final a esta primera etapa.
Y, antes de ducharnos, dejamos las bicis a buen recaudo. 

-Datos prácticos (Etapa 1).
-Distancia: 58 Km.
-Desnivel acumulado positivo: 2.100 m.
-Tiempo en movimiento: 5:15 h.
-Dificultad física y técnica: Alta.
-Observaciones: Tramos obligados a pie en la subida a El Yelmo y puntualmente en las sendas de bajada. Ciclabilidad: 98 %. 

-Etapa 2: Río Madera-Puntal de la Misa-El Saltador-Siles (59 Km. 1.700 m D+)

A las 8:30 h, después de la hora del Ángelus, ya estamos pedaleando por un sendero junto al margen del arroyo Canales.
Llegamos a una carretera, nos desviamos por una pista forestal en dirección a Prado Maguillo, que posteriormente abandonamos para aventurarnos por un PR junto al arroyo de las Tres Aguas. Cruzamos el arroyo, no sin cierta dificultad, y buscamos el trazado del sendero, algo confuso en sus primeras decenas de metros. Una vez localizado, disfrutamos de un precioso sendero ciclable, de unos 2 kilómetros de longitud, húmedo, frondoso, solitario y sencillamente espectacular.
Acaba el sendero y reponemos agua en una bucólica fuente junto al cortijo de la Tobilla.
Continuamos por diversas pistas, en suave ascenso, hasta que llegamos junto al cortijo de la Cañada del Saucar. A partir de aquí, comienza la subida al Puntal de la Misa.
6 kilómetros y 400 metros de desnivel, con tramos de fuertes rampas, nos separan de esta bonita cumbre.
Por fin, llegamos al Puntal de la Misa (1.796 m) y aprovechamos para comer y disfrutar de sus magníficas vistas, entre las que destacan El Yelmo, Sierra Nevada, La Sagra y, como no, el embalse de Anchuricas y el espectacular sendero de Miller que tuvimos el privilegio de descubrir y recorrer el año pasado.
Para el descenso del Puntal de la Misa, tenemos dos opciones: Bajar por la pista de subida o aventurarnos a cruzar el calar de Cobos, siguiendo un track senderista, hasta enlazar con los caminos del valle. Y, como no podía ser de otra manera, ante esta disyuntiva, elegimos esta última opción.
Así que nos toca ir sorteando lapiaces, roquedos, dolinas y floridos cojines de monja por el calar de Cobos.
Seguir trochas intermitentes de ganado y hacer algunos tramos de bici-treking.
Pero también disfrutar de esa particular sensación, que es difícil describir con palabras y que no entenderían aquellos que no practican el MTB, que proporciona el rodar por calares y verdes prados, con rumbo incierto, a la aventura, siguiendo nuestra propia intuición.
Acaba el calar, y después de un fuerte y técnico descenso, en el que a excepción de unos pocos fuera-pistas, el resto de liebres tenemos que hacer a pie, llegamos a una pista forestal. Continuamos por esta pista, ya en ascenso, hasta alcanzar el collado de Góntar.
Una rápidas y cómodas pistas, en llaneo o en suave sube-baja, nos conducen hasta el cruce del cortijo de La Nava del Espino. Unos kilómetros más tarde, después de un continuo y prolongado descenso, llegamos al río Tus y a la cascada de El Saltador.
Cascada y poza de ensueño, enclavada en un entorno tranquilo, solitario y alejado de carreteras, parkings o acceso de vehículos, que esperemos siga así por muchos años. 
Después de comer algo, refrescarnos y relajarnos, nos toca remontar en unos cuatro kilómetros todo el desnivel que habíamos perdido (250 m). Llegamos a una carretera, la cual seguimos, a izquierda, para desviarnos, 2 km más adelante, por un camino hasta el cercano cortijo de Las Acebeas, en donde aprovechamos para beber y repostar agua en la fuente adyacente. 
Todavía nos queda por disfrutar de un auténtico festival de senderos, de unos 10 km de longitud, a media ladera y con amplias vistas, entre frondosos bosques de pinos, acebos y helechos, no exentos de dos cortos repechos de subida a pie, hasta llegar al área recreativa Peña del Olivar y, ya por carretera, retornar a Siles.

-Datos prácticos (Etapa 2).
-Distancia: 59 Km.
-Desnivel acumulado positivo: 1.700 m.
-Tiempo en movimiento: 5:10 h.
-Dificultad física y técnica: Alta.
-Observaciones: Tramos obligados a pie en el descenso del Puntal de la Misa por el Calar del Cobo. Ciclabilidad: 98 %. 


-Track competo (Etapas 1+2): Aquí.

-Alojamientos:
-Hotel Cruz (Siles). Tlf.- 953 490 231 (+ Transporte de equipaje).
-Hostal Río Madera. Tlf.- 727 724 955. Trato y relación calidad/precio excelente.


En total, han sido 117 kilómetros de recorrido, con casi 3.800 m de desnivel acumulado, que nos han permitido conocer nuevos rincones de estas sierras que, a cada edición, pasan a ser más parte de nuestras vidas y de nuestros recuerdos. Cuatro ediciones, cuatro recorridos diferentes y todavía con ganas de seguir recorriendo estas, nuestras Montañas y Bosques del Sur, con este grupo de liebres, al que no asustan los desniveles, las emboscadas, los tramos a pie, los calares y los descensos técnicos.
Desde este momento, ya en cocina, la próxima edición, la quinta, de nuestra particular Pedales de Segura, en esta ocasión probablemente por los alrededores de Nerpio, Góntar, Letur y Socovos. Y, como las anteriores ediciones, y aún a riesgo de equivocarnos, seguiremos investigando senderos, rincones, montañas y calares, en los que no nos libraremos de tramos obligados de bici-treking, que nos permitirán disfrutar de rincones y paisajes espectaculares y en los que, a buen seguro, volveremos a disfrutar como niños. ¡Hasta la próxima liebres!

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Precioso resumen.
Graciaaasss.

JRChirlaque dijo...

Magnífica. La ruta, la descripción y la magia que transmite tu relato. Y una buena motivación para estar a punto y no faltar a la próxima. Nos veremos de nuevo.

Miguel Carrilero dijo...

Impresionante la ruta por la montaña, con rutas de larga distancia de dos días es el máximo disfrute, enhorabuena por el pedazo de ruta.